TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Revistas

Revista Palabras Diversas 


Nº 20 15 de Noviembre de 2009
Editorial
La Palabra
L@s Novísim@s
Reinventando clásicos
Literatura por la Paz
Espacio Abierto
La Voz de los Poetas
La Prosa que no Cesa
Sitios en la Red
Noticias Culturales
Equipo Editor
Puntos de Vista
Monogramas
Participan en este nº
ContactarSuscripción
Números Anteriores
L@S NOVÍSIM@S
Elisa Alcántar Cereceda
1965, Santiago de Chile, Chile.

Es miembro del Directorio REMES: redescritoresespa.com

lichazul.blogspot.com

lichazul@gmail.com
CURRICULUM VITAE

Elisa Alcántar Cereceda
Nocturno
Y la guadaña hizo lo suyo,
arrancó la maleza de los humedales besos,
sesgó todo silencio contaminado.
Con su filo de fría noche
destronó a la pereza estacional
y despejó la mirada penetrante.
Multiplicó su poder por todo sendero
he hizo suyo mis versos lastimeros.

Hubiese guardado un pedacito de tiempo
pero no escuchó aquel grito de desespero,
mutilada anduvo goteando mi nostalgia
callada mi boca mi alma rezaba.
Hubiese penetrado en su ronda justiciera
mas quedé inmóvil, ajena y asombrada.

En su filo tembló mi fiebre estertórea
se tambaleó y cayó sin piedad ,
el sentido pernoctó velando este sueño
palpando la carne que volvió del infierno.
Fauces ambiguas
Nada es un abismo o un laberinto
en donde todo converge
o en donde todo explota
o en donde la idea sola es mi continente.
Nada queda y todo está
nada y todo, puntos de la misma hebra
mi hebra llena de ambigüedad
porque así ha sido mi caminar
un todo y un nada reventado
olvidado y desechado.

Y mis muletas líricas salpican tu renglón huraño
tiñendo ese espolón machito
que entre mi nada y tu todo
como papel sin leer o papel sin ocupar
reproduce escenas desvariadas.
Todo y nada
caras del amor moneda
mi cara y tu sello
dando y repartiendo espacios de tiempo
espacios que nos devoran
que toman todo y nada sueltan.
Qué más pides
Se rebasaron los cuencos
cada gota que de ellos cae
orada la memoria
esa que se tardaba en olvidar
que iluminaba los días de invernal hastío
y que hoy no claudica en su golpetear.

Se traspasan las ideas , las formas y las condenas
esas que sostuvieron rondas de miradas
manos enlazadas , cadenas de caricias y perlas
allí se fustigan , se recriminan y se lamentan
mas no se perdonan, no hay cabida para ello
y hoy distanciadas no saben donde encajar.

Se hacen y se deshacen en pusilánimes verdades
a tientas tratando de levantar
a los osados amantes
que ni en cien años aprenderán
que la entrega no se mide, no se califica,
simplemente se da.

Mártir de amor
así eres Sentir de juventud
flor de un día vistiendo soles
rebosando olores
cantando libertad.
OTROS TEXTOS DE ESTA SECCIÓN
Elisa Alcántar Cereceda
Nocturno
Fauces ambiguas
Qué más pides
Jorge Bousoño González
Desnudarse frente a extraños
Jorge Manzanilla Pérez
Poemas
María Elena Rodríguez Hernández
Mundo: vuelo de imágenes
A la hora de la verdad todo es mentira
Oremos
Montserrath Artavia Moya
Metamorfosis
Cuento de hadas
Ama de casa
Zakarías Zafra Fernández
De la química del alma
Romanza estúpida
Copyright © 2004-2006. Todos los derechos reservados
Nuestra publicación confía de buena fe, en la autenticidad autora de los textos literarios o cualquier material que aquí aparece, pero no se responsabiliza de su veracidad 




Revista Verbo (des)nudo
N°13
Poema
Las Estrellas son más bellas

Cuántas veces se nos presentó la felicidad,
 lo sabes?
Mi memoria juega a las escondidas, las canciones
traen al que fui , y algo me aprieta la garganta,
una emoción genuina, una primavera borrosa,
los asientos del parque guardan alguna pista,
los árboles que crecieron con nuestra historia,
recuerdas?
te amo como ayer o quizá más que ayer, y cierro los ojos,
otra vez estoy con flores esperando por ti,
con la sonrisa más limpia, con las mariposas en la panza,
y estas flores son para que no olvides la cita,
ni la promesa que nos hicimos.

Ahora solo me escuchas, ahora tengo la palabra llana,
esta lluvia de mí que moja tu nombre es solitaria,
cómo te extraño!
Mis días son interminables, mis noches poemas ciegos.

Allá donde estás , las estrellas son más bellas,
tus alegrías que eran las mías, ellas las titilan para consolarme,
cuando mi tiempo  acabe , la felicidad volverá a presentarse,
lo sabes!
y esta memoria será la llave ,
las canciones el camino de un amor ,
de nuestro amor eterno.

Elisa © Lichazul

No hay comentarios:

Total Pageviews