TRADUCTOR
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

agosto 11, 2015

Romanos XXI

No hay nadie allá fuera
nadie que recoja los colores de la tarde
ni el arrebol incendiado de los amantes
todo es un murmullo de lombrices bajo los pies
losa desnuda
fosa anónima
dolor que circunda la sombra peregrina
dónde fue a parar la vida
tanta vida desmigada en añiles bosques.


No hay columna que sostenga
ni una de donde sujetar el deseo
apenas esta brisa que desnuda el alma
apenas la rama del árbol caduco
aliento frágil
fisura del tiempo
duelo negro en ojos de barro
sin reparo en el cristal nocturno.

No hay dirección delatora
ni número aleatorio
todo rueda a la luz de la luna
en esta noche muda de verbos azules
giro demoledor
torbellino abisal
cuanta sal en las huellas del viento
lamentos ululan su propio eco.

© Lichazul ®
Publicado junio 2014
Blog Estepariazul

Participó en el CEP España 2014  Convocatoria
La Isla de las Palabras Perdidas
no quedó





14 comentarios:

Julio dijo...

Interesante evocación de lo que la historia oculta de la vida. Me he sentido muy a gusto transitando estos versos tuyos, Elisa. Abrazos y salud.

Rafael dijo...

Palabras perdidas en el tiempo pero no en el corazón.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuántos se construye para la nada y el olvido. La grandeza la abaja el tiempo. UN abrazo. Carlos

TORO SALVAJE dijo...

Eso me pregunto yo... dónde fue a parar la vida?

Besos.

PieL dijo...

Devastador!

no por ello , una hermosura

Un abrazo !

El collar de Hampstead dijo...

Pues no entiendo como no quedó...porque es un poemazo!
Bueno,ya se sabe estas cosas a veces (o muchas) son injustas.

Merecía que lo republicaras.
Demoledoramente lírico y desgarradoramente hermoso.

Besitos
; )

Manuel López Paz dijo...

Me ha abierto un huequito en el alma...Triste, pero impactante

Besote guapa

tecla dijo...

No te preocupes Lichazul, que yo tengo una cámara que sabe atrapar dentro de sí los colores de la tarde y deja unos rostros sonrosados y una dulzura en el ambiente que todo huele a durazno, a jazmín, a menta, a verso.
Y las mariposas vuelan alrededor enloquecidas con esa alegría hipnótica que me empuja hacia el hechizo.

Clara Garza dijo...

Después de la batalla solo queda la muerte en el campo
Muy buen poema, Elisa...Ese jurado te tendría envidia (hay tanto tonto!), yo te hubiese dado un premio.
Besos

Amapola Azzul dijo...

Enhorabuena, Elisa, Besos.
Y feliz semana.

María Socorro Luis dijo...


Poemazo.

Tienes el premio especial de todos tus lectores. Y abrazos

lichazul alqantar dijo...

muchas gracias por sus palabras
abrazos de lanita
acá el frío y la humedad no sueltan

Dionisio ALVAREZ T. dijo...

“dolor que circunda la sombra peregrina”… descripción que abruma Elisa, por la despertada tragedia que circunda en ese ámbito donde a lo yerto nadie puede despertar del evento…, sólo recuerdo mudo de un hecho único…
Un abrazo

**kadannek** dijo...

Ignoro si es preciso llorar o aplaudir, quizás ambas cosas. Pareces un alma atormentada, me preocupa y me fascina al mismo tiempo, probablemente es ese placer sádico que me provoca tus tristes letras. Me hace dudar si debo ir o no a tu rescate.

Total Pageviews